La respuesta de Dios

“En mi angustia invoqué al Señor, sí, clamé a mi Dios; desde su templo oyó mi voz, y mi clamor llegó a sus oídos” 2 Samuel 22:7 

La ayuda de Dios

“Levantó la vista hacia las montañas; ¿viene de allí mi ayuda? ¡Mi vida viene del Señor…” 121: 1-2

El socorro de Dios

“En cuanto a mí, pobre y necesitado, por favor, Dios ven pronto a socorrerme. Tú eres mi ayudador y mi salvador, oh Señor, no te demores” Salmo 70:5

El poder de la palabra

“En cuanto a mí, pobre y necesitado, por favor, Dios, ven pronto a socorrerme. Tú eres mi ayudador y mi salvador, oh Señor, no te demores” Salmos 70:5.