Lectura
Formación o información (Parte 2)

Formación o información (Parte 2)

Es preferible conocer sólo un uno por cien de la Biblia y practicarlo que saber cien por cien y no practicarlo.

La principal razón por la cual hemos incluido este capítulo, es porque al referirnos a la formación en contraste con la información pretendemos enfatizar de un lado la obra del Espíritu Santo y del otro, la obra de la carne.

Es imposible realizar la obra de Dios según Su voluntad sin que el Espíritu Santo esté dirigiendo totalmente al siervo o a la sierva. ¡Él es el que dirige la Iglesia del Señor Jesucristo!

Nosotros vemos hoy la Iglesia desgastada por el simple hecho de que los religiosos han dejado de lado la dirección del Espíritu Santo. Ellos están más preocupados con lo que las personas van a pensar o decir después de terminar la reunión, acerca de si el mensaje agradó o no, en vez de sujetarse a la voz de Dios en hablar para aquella congregación lo que necesita oír.

Ellos han pensado que el hecho de predicar la Biblia de forma erudita, de acuerdo con las muchas informaciones teológicas, mostrando un pleno conocimiento y con un poco de espectáculo, eso es hacer la obra de Dios. Aquellos que así actúan son los viciados en las informaciones.

En cambio, aquellos que tienen una formación de Dios, son diferentes porque están preocupados en transmitir al pueblo afligido y necesitado aquello que han recibido del propio Espíritu Santo. Estos son humildes de espíritu y dependen exclusivamente del Espíritu del Señor Jesús. Si nosotros queremos llevar a las personas el ejemplo de vida del Señor Jesús, entonces ellas tienen que ver el Espíritu Santo en nosotros.

Solamente Él es capaz de hacerlas vivir como Jesús vivía. En cuanto a eso el apóstol Pablo dijo:

“…no que seamos suficientes en nosotros mismos para pensar que cosa alguna procede de nosotros, sino que nuestra suficiencia es de Dios, el cual también nos hizo suficientes como ministros de un nuevo pacto, no de la letra, sino del Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida.”

2 Corintios 3:5-6

Si tienen alguna pregunta contáctenos

Leave a Reply

Your email address will not be published.