Blog
Fidelidad total

Fidelidad total

“Así que, amados hermanos, ustedes que pertenecen a Dios y tienen parte con los que han sido llamados al cielo…”. Hebreos 3:1. Piense y reflexione en la siguiente pregunta: ¿usted está seguro, con respecto a su condición espiritual, si usted pertenece a Dios o solo a la iglesia?

Existen quienes aún siguen siendo sólo frecuentadores de una iglesia, porque aún no han tenido un encuentro con Dios. Cuando se tiene un encuentro con Dios, la manera de pensar se transforma, se recibe un nuevo corazón y sobre todo se comienza a tener la certeza de que lo primordial es la salvación. El tener un encuentro con Dios, nos hace entender que no tiene caso conquistar todas las bendiciones (familia, sentimental, economía, salud, etc.). Si no se prioriza y se mantiene la salvación.

“…Consideren detenidamente a este Jesús a quien declaramos mensajero de Dios y Sumo Sacerdote. Pues él fue fiel a Dios, quien lo nombró, así como Moisés fue fiel cuando se le encomendó toda la casa de Dios.

Pero Jesús merece mucha más gloria que Moisés, así como el que construye una casa merece más elogio que la casa misma. Pues cada casa tiene un constructor, pero el que construyó todo es Dios.

 En verdad Moisés fue fiel como siervo en la casa de Dios. Su trabajo fue una ilustración de las verdades que Dios daría a conocer tiempo después; pero Cristo, como Hijo, está a cargo de toda la casa de Dios; y nosotros somos la casa de Dios si nos armamos de valor y permanecemos confiados en nuestra esperanza en Cristo”. Hebreos 3:1-6.  Esta parte nos muestra que tanto el Señor Jesús como Moisés, fueron fieles a Dios, no sólo en algunos aspectos, sino en todo.

Existe una gran diferencia entre uno pertenecer a una iglesia o a una religión y uno pertenecer a Dios. El frecuentar una iglesia no significa que uno tiene una relación de fidelidad con Dios. Cuando no se tiene una relación con Dios, se vive una fe a la ligera y de cualquier manera, porque por más que se intente, no se consigue obedecer la Palabra de Dios. Y esto es por causa de no tomar una decisión de asumir una fidelidad total hacia Él.

Fidelidad total hacia Dios es uno estar comprometido no sólo en algunas partes de nuestra vida, sino en todo. Como es el caso de un compromiso en el matrimonio. Uno se compromete, viviendo en entrega y en fidelidad total hacia la otra persona, hasta que la muerte nos separe.

Cuántas no son las personas que vienen a la iglesia, son fieles en sus diezmos, en sus ofrendas y en sus votos con Dios, pero no hay preocupación en dar testimonio de esta fe con los que están a su alrededor. Podemos poner como ejemplo cuando usted tiene que presentar su declaración de impuestos y declara algo que no es verdad, para no pagar lo que le corresponde. O cuando usted como empleado, en el momento de trabajar lo hace de cualquier manera, ¿cómo esperar fidelidad de parte de Dios, si no estamos siendo fieles en esa parte?

Otro caso es cuando se sufre una injusticia y por causa de eso, la persona regresa la injusticia a quien se la hizo. Cómo se puede esperar la justicia de Dios, si se está siendo injusto. Cuántas son las personas también que viven en el pecado y entregan sus diezmos y ofrendas. Ellas misma se cuestionan si porqué estando en el pecado, les va bien. La Palabra de Dios no se puede contrariar y existe una promesa para quienes son fieles en este aspecto, pero también si no se vive de acuerdo con la Palabra de Dios hay una consecuencia, esa es la razón del porqué muchas personas terminan perdiendo todo lo que habían logrado.

Si usted quiere tener una fidelidad total hacia Dios, necesita que su fe funcione en base a una consciencia limpia. Esto es, busque priorizar su salvación, eso le llevará a darse cuenta que su fe es un tesoro y es ella que le dará fuerzas para dejar el pecado y todo lo que le desagrada a Dios, porque usted comenzará a vivir de acuerdo a Su Palabra. Al asumir este compromiso su ser se convertirá en morada del Espíritu Santo y eso despertará en usted la consciencia de la importancia de la fidelidad a Él.

A partir del momento en que usted tiene el Espíritu Santo, Él le dará la dirección para resolver cada situación que se presente en su vida, usted no va a querer vivir más de acuerdo a su propia voluntad, sino a la voluntad de Dios y despertará el querer de ser testimonio de Él para glorificarlo.

Comenzará a existir el amor hacia al prójimo, de verlo bendecido, pero principalmente salvo. La preocupación y ansiedad por nuestra familia, no estará más, porque al igual como Moisés usted sabrá que Dios cuida a su familia y tendrá la seguridad que Dios está trabajando en ellos, por causa de la fidelidad total que usted tiene hacia Él. Si usted quiere esta fidelidad total de Dios hacia usted, tome una decisión y usted también asuma esta fidelidad total hacia Él.

Dios les bendiga.